Caja para dientes de leche de niños

Hoy os mostramos unas preciosas cajitas para guardar los dientes de leche de los niños como recuerdo. Hay de todo tipo, desde cajitas de madera con los espacios para los dientes hasta auténticas joyas preciosas con dibujos pintados a mano.

Otros regalos muy originales, para los amantes del ratoncito Pérez

Qué son las cajas para guardar los dientes de leche

Se trata de cajas, normalmente de madera o latón, con dibujos infantiles, que normalmente tienen huecos para guardar todos los dientes de leche de los niños pequeños y así poder guardarlas como recuerdo para cuando el niño sea más mayor. Sin duda se trata de un recuerdo bonito y simpático de cuando el niño era pequeñito.

Ya sean de madera o de latón, no es importante, ya que los dientes de leche se conservan igual de bien en cualquiera de ellas, así que podéis comprar la que más os guste.

A partir de qué edad regalar cajias para dientes de leche

Los dientes de leche se les comienzan a caer a los niños a partir de los 5 años de edad.

Desde que el bebé nace (habitualmente sin ningún diente) y hasta los 3 años, a los niños les van saliendo de forma progresiva todos los dientes de leche.

Después, desde los 5 años de edad, comienzan a caerse, en el mismo orden que les salieron (comienzan con las palas y las muelas son las últimas en caerse). Estos dientes de leche que se caen son reemplazados por los nuevos (y definitivos) dientes, y podemos guardarlos como recuerdo de cuando el niño era pequeño.

Estas cajas de recuerdo son pues el regalo ideal a partir de los 4 años y hasta aproximadamente los 6 años (que será cuando se caigan los primeros dientes de leche a todos los niños y podamos comenzar a guardarlos todos ordenados).

Cómo guardar los dientes de leche en las cajas

Es importante que antes de guardar los dientes de leche los limpiemos a fondo (basta con agua y jabón), eliminando cualquier resto de tejidos o de sangre. De este modo los dientes se conservarán mucho mejor y quedarán mejor dentro de la caja.

Después, una vez limpios, simplemente guárdalos. No es necesario tratarlos de ninguna forma especial, ya que su conservación es fácil.

Algunas de estas cajas de dientes tienen un hueco para cada uno de ellos (las de madera), para que así los tengamos todos mucho mejor ordenados tal y como estaban en la boca del niño. Aquí es importante fijarnos bien conforme se le van cayendo los dientes al niño de cuáles son los correspondientes a cada uno de los lados de la boca, ya pueden llegar a ser sumamente similares.

Algunos padres utilizan cajas más completas (como la que podéis ver arriba que lleva una foto en la tapa) y guardan otros recuerdos: desde la pinza del cordón umbilical, un mechón de pelo… todo aquello que pueda ser después un dulce recuerdo de vuestros niños pequeños.

Un bonito detalle es guardar todos estos recuerdos y regalárselos al niño cuando cumpla 18 años (a modo de cápsula del tiempo). Quizá en ese momento pueda ser un regalo especial, muy suyo, de los que le hagan recordar con cariño su infancia, como un pequeño tesoro.

Otros complementos del ratoncito Pérezo el Hada de los Dientes

Puerta ratoncito PérezSi tenéis niños que se están quedando desdentados ahora mismo puede ser una buena idea (que les hace muchísima ilusión), regalarles también una puerta del ratoncito Pérez o del Hada de los Dientes para decorar su habitación. Son unos detalles monísimos que abren la puerta a la imaginación de los niños:

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Comentarios cerrados.